fbpx
Seleccionar página

El precio de cualquier cosa es lo que pagamos por ella. Simple.

Es la promesa que haces a tus fans en relación a sus expectativas. Es aquello por lo que están dispuestos a renunciar por tu promesa.

Sin embargo, has pensado cuál es tu precio total?

Imagina que este fin de semana es el último partido de la temporada, en casa. Tu equipo necesita la victoria para ganar la liga. Decies poner el precio de las entradas gratis, 0€ para entrar al estadio y ver el gran partido.

Escenario A. Tu fan, María, pierde mucho tiempo en reservar la entrada por internet. El día del partido, ella renuncia a ir a una fiesta de cumpleaños de un amigo y compra la camiseta oficial del equipo para asistir como una seguidora de verdad. María invita a un amigo y compra unos bocadillos y bebidas para los dos en la media parte. No sólo el equipo pierde sino que se siente decepcionada por la poca gente que ha ido al partido. María se siente parte de una familia desleal.

Escenario B. María no necesita ninguna entrada ni papel para entrar si es gratuito. El personal del club se encarga de contar la asistencia sin entradas. María consigue asientos especiales para ella y el amigo de su cumpleaños por ser su cumpleaños. El club decide hacer un concurso en directo en Instagram a la media parte para regalar menús gratis en el bar. María y su amigo son dos de los ganadores y disfrutan de sus menús gratuitos. Con el estadio lleno, el equipo gana y las jugadoras se quedan al final del partido para compartir su alegría con los fans. María se siente parte del equipo.

Dos ejemplos con resultados muy diferentes, aparentemente al mismo precio de 0€ por entrada.

Tiempo, esfuerzo, dinero, coste de oportunidad y emociones es lo que pagamos por lo que se nos promete.

Asegurémonos de que nuestra marca devuelve mucho más de lo que nuestros fans pagan.

Esta web usa cookies. Si continuas navegando, aceptas su uso. Saber más. This web uses cookies. If you continue browsing, you accept their use.

ACEPTAR
Aviso de cookies