fbpx
Seleccionar página

Cómo enfocamos nuestro argumento comercial determina qué tan exitosos seremos a la hora de generar más ingresos.

És fácil ver a profesionales del marketing centrar su charla en su retorno de inversión, asistencia a sus estadios o cuántas personas siguen su club en redes.

De hecho, es desalentador para patrocinadores, inversores o partners potenciales.

Como individuos y profesionales, crecemos solucionando nuestros problemas. Soluciones que nos permiten seguir avanzando. Así que, si no estás solucionando ningún problema, fracasarás en vender. Especialmente, en fútbol femenino, ¿a quién le sobra el dinero? Yo aún no conozco a nadie.

La conversación debería seguir la siguiente estructura:

1. Pon el pain sobre la mesa. Identifica y describe el problema que el patrocinador, por ejemplo, necesita solucionar. Podría ser visibilidad de marca, fidelidad de clientes, interacción, recomendación, exposición de producto, reputación o baja conversión de venta, por ejemplo.

2. Describe tu solución. Argumenta qué beneficios puedes ofrecer que puedan ser extremadamente útiles para eliminar su problema ahorrando tiempo, dinero o aportando muchísimo valor.

3. Pide tu beneficio. Esto es una ecuación win-win, aquí es cuando también te beneficias. Pide tu venta. Ten en cuenta que tu venta es su solución y beneficio, por lo que todos deberían estar contentos de firmar.

Tendemos a empezar pidiendo la venta o describiendo nuestro producto o servicio sin ni siquiera explicar al otro que le estamos solucionando un problema.

¿Qué dolor vas a curar?

Esta web usa cookies. Si continuas navegando, aceptas su uso. Saber más. This web uses cookies. If you continue browsing, you accept their use.

ACEPTAR
Aviso de cookies